lunes, 11 de julio de 2016

"Llovían cuerpos desnudos" de Lázaro Covadlo

No es el primer caso, ni será el último, de un argentino que es primero reconocido en el exterior. Eduardo Lázaro Covadlo nació en Buenos Aires en 1937, y entre 1965 y 1973 publicó en Argentina sus primeros libros (que él mismo considera "borradores pasados por la imprenta"). Sin embargo, Animalitos de Dios desembarca con el aura que rodea al autor a partir del momento en que se publicó en España -donde reside desde 1975- el volumen de cuentos Agujeros negros (1997), que recibió el inmediato elogio de varios escritores españoles de renombre, como Enrique Vila-Matas o Antonio Muñoz Molina.

Luego, su novela Conversación con el monstruo , finalista del premio Planeta Argentina y publicada aquí por Emecé en 1994, fue reeditada por la filial española de la misma editorial. En dirección inversa, Mondadori promete ahora la publicación, en Argentina, de los dos primeros libros que cimentaron la fama del autor en España, el citado Agujeros negros y la novela Remington Rand, una infancia extraordinaria .


En sus novelas y relatos se destaca un fondo de ironía que en ocasiones linda con el humor absurdo con tintes kafkianos. En Conversación con el monstruo se detecta la impronta de Proust, mientras que su novelaLa casa de Patrick Childers incursiona simultáneamente en el género gótico y el esperpento valleinclanesco, en tanto que Las salvajes muchachas del Partido narra las aventuras de un anarquista judío de Ucrania que emigra a Argentina y regresa a Rusia, décadas más tarde, para incorporarse al Ejército Rojo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario