lunes, 19 de octubre de 2015

Origen de Abibollo y Acedia

Abibollo es la curiosa forma coloquial empleada para denominar el ababol en Álava, término este procedente del árabe hispánico ḥappapáwr[a], y este a su vez del latín papāver, con influencia del árabe ḥabb: "semillas".

Así pues, el abibollo no es sino una amapola: una planta de la familia de las papaveráceas de flores rojas que se encuentra habitualmente en los sembrados. Además, en las regiones de Aragón y Navarra es un término relativamente común para designar a una persona distraída...




Acedia

1. Pereza, flojedad.2. Tristeza, angustia.

Acedia o acedía procede latín acidĭa, y este del griego ἀκηδία: "negligencia", y precisamente hace referencia al aburrimiento, torpeza, pereza y languidez excesiva. Se trata de un estado de ánimo decaído, descuidado, que puede incluso provocar malestar físico como dolor de estómago o cabeza...

...En el siglo XV se empleaba el término para definir una sensación fútil de vacuidad vital, desinterés general hacia el mundo y la vida. Nuestra custodio AleMamá nos comenta al respecto: “Es tibieza espiritual, de esa que lentamente nos hace dormirnos y perder el gusto a las cosas de Dios...”

Geoffrey Chaucer (1340-1400, escritor, filósofo y poeta inglés) en el Cuento del clérigo, hace una curiosa descripción de la palabra que hoy nos ocupa:


“…La acedia hace al hombre aletargado, pensativo y grave. Paraliza la voluntad humana, retarda y pone inerte al hombre cuando intenta actuar. De la acedia proceden el horror a comenzar cualquier acción de utilidad, y finalmente el desaliento o la desesperación. En su ruta hacia la desesperanza extrema, la acedia genera toda una cosecha de pecados menores, como la ociosidad, la morosidad, la laxitud, la frialdad, la falta de devoción…”




No hay comentarios:

Publicar un comentario