domingo, 28 de mayo de 2017

"La Portuguesa" de Robert Musil

Musil provenía de una familia de la baja nobleza. Musil se rebelaba ante la educación y sus padres le enviaron todavía siendo un niño como interno en la escuela militar de Eisenstadt, de 1892 a 1894. En septiembre de este año, entró en el instituto militar para jóvenes oficiales Mährish-Weisskirchen, en Hranice (1894-1897). Fue una experiencia que le serviría, luego, para escribir su primera novela, Las tribulaciones del estudiante Törless. Abandonó sin embargo dicha academia, dado su interés por la técnica y la ciencia, y se licenció como ingeniero (1898-1901) en la escuela superior de Brno

Su curiosidad incesante le llevó a extender sus estudios a la psicología, la lógica y la psicología experimental en la Universidad de Berlín, 1903-1908. Enseñó ingeniería mientras escribía su primera novela, Las tribulaciones del joven Törless (1906), con una dura descripción de la vida de adolescentes en un colegio militar. El éxito de esta obra le animó a dejar la enseñanza y a compaginar su trabajo como bibliotecario y editor de la revista Die neue Rundschau, en Berlín (1914), con la escritura de dos novelas cortas sobre las relaciones amorosas, Uniones (1911).
Salvo dos años más en Berlín (1931–1933), vivió en Viena hasta la anexión de Austria a la Alemania nazi en 1938, momento en el que se exilió en Suiza, en parte por el origen de su mujer Marthe Marcovaldi, con la que se había casado en 1911, en parte por su visceral oposición política e ideológica. Murió en Ginebra, con grandes dificultades económicas, en 1942, apoyado fuertemente por su mujer; algunos amigos que le ayudaron anónimamente.

En este lapso final, su tarea fundamental fue escribir una larga (dos volúmenes), panorámica e inacabada novela, El hombre sin atributos (1930–1943), cuya idea original se remonta a 1905.3 En ella examina la existencia sin objetivos de su personaje principal, Ulrich, un antihéroe, sobre el fondo de la sociedad austriaca anterior a 1914 en plena crisis; pero la novela es mucho más que el testimonio del final del Imperio. Su minuciosa recreación la lleva a cabo considerando una especie de sociedad patriótica (la acción paralela), las discusiones con unos amigos nietzscheanos, y ciertos amoríos, incluyendo sus complicadas y singulares relaciones con su hermana. Constituye una de las obras narrativas más ambiciosas del siglo XX, en la que se discuten mil teorías (poder, música, crimen, amor, desmedida social, influjo del pensamiento en la acción). Su reescritura continua en más de una década favoreció esa profundización y también esa dispersión.5

En suma, El hombre sin atributos consagró póstumamente a Musil, como un escritor que en sus obras combinó de una manera excepcional la reflexión y los hechos, la ironía con la utopía, para analizar la gran crisis espiritual de su época y la descomposición del Imperio austro-húngaro y la complejidad del siglo que le arrasaría personalmente en 1942, antes de que pudiese ver el desastre último de una política criminal.



Café del Sur: Todo Cambia

Algunos grandes clásicos de la canción argentina, chilena y cubana entre tango, folklore y bolero, en originales versiones traducidas en italiano e inglés. Un homenaje musical a la gran tradición de la canción latinoamericana del siglo XX en formatos y arreglos realmente exclusivos. Para seguir derribando fronteras.

sábado, 13 de mayo de 2017

DISPAROS EN LA BIBLIOTECA CAP 02 - El extraño caso del señor Renzi

Serie "Disparos en la biblioteca", capítulo 02 completo.

El extraño caso del señor Renzi: los dobles y los alter ego en la literatura policial. Ricardo Piglia y la muerte de su otro yo, Emilio Renzi. Ayudan a Juan, Silvia Hopenhayn y el misterioso J.L.








"La busca de Averroes" de Jorge Luis Borges


"La busca de Averroes"

El Aleph, 1949

Empecemos por una de sus tantas posibles lecturas, a través de los subrayados:

que la divinidad sólo conoce las leyes generales del universo, lo concerniente a las especies, no al individuo.

de algún patio invisible se elevaba el rumor de una fuente;

se dilataba hacia el confín la tierra de España, en la que hay pocas cosas, pero donde cada una parece estar de un modo sustantivo y eterno.

Aristóteles. Este griego, manantial de toda filosofía, había sido otorgado a los hombres para enseñarles todo lo que se puede saber;

La víspera, dos palabras dudosas lo habían detenido en el principio de la Poética. Esas palabras eran tragedia y comedia. Esas dos palabras arcanas pululaban en el texto de la Poética; imposible eludirlas.
De esa estudiosa distracción lo distrajo una suerte de melodía.

con esa lógica peculiar que da el odio.

habla de un árbol cuyo fruto son verdes pájaros. Menos me duele creer en él que en rosas con letras.

pero se deja describir con las mismas voces.

–Los actos de los locos –dijo Farach– exceden las previsiones del hombre cuerdo.

Al fin habló, menos para los otros que para él mismo.

sólo es incapaz de una culpa quien ya la cometió y ya se arrepintió; para estar libre de un error, agreguemos, conviene haberlo profesado.

si el fin del poema fuera el asombro, su tiempo no se mediría por siglos, sino por días y por horas y tal vez por minutos. La segunda, que un famoso poeta es menos inventor que descubridor.

Infinitas cosas hay en la tierra; cualquiera puede equipararse a cualquiera. Equiparar estrellas con hojas no es menos arbitrario que equipararlas con peces o con pájaros. En cambio, nadie no sintió alguna vez que el destino es fuerte y es torpe, que es inocente y es también inhumano. Para esa convicción, que puede ser pasajera o continua, pero que nadie elude, fue escrito el verso.

el tiempo, que despoja los alcázares, enriquece los versos.

condenó por analfabeta y por vana la ambición de innovar.

Reflexioné, después, que más poético es el caso de un hombre que se propone un fin que no está vedado a los otros, pero sí a él.
Sentí, en la última página, que mi narración era un símbolo del hombre que yo fui, mientras la escribía y que, para redactar esa narración, yo tuve que ser aquel hombre y que, para ser aquel hombre, yo tuve que redactar esa narración, y así hasta lo infinito. (En el instante en que yo dejo de creer en él, «Averroes» desaparece.)

El tiempo agranda el ámbito de los versos y sé de algunos que a la par de la música, son todo para todos los hombres.

http://delaberintosydeespejos.blogspot.com.ar





miércoles, 10 de mayo de 2017

"Sacrificio" de Phil K. Dick (1953)

Un hombre vive con miedo pues las hormigas le atacan cuando sale de casa. Cada vez son más agresivas, y es tan obvio que ni siquiera se para demasiado tiempo a cuestionar que sea todo fruto de su imaginación. De hecho, las hormigas no son el único insecto con el que acabará estableciendo algún tipo de contacto. ¿Conseguirá defenderse del ataque de las hormigas?

El propio Dick dijo, refiriéndose a este cuento: “Tuve la idea cuando un día una mosca revoloteó alrededor de mi cabeza y pensé (esto sí que es paranoia) que se estaba riendo de mi”. La cita, incluyendo la acotación, es textual.

Otra vez Dick no tiene piedad con la condición de sus personajes, tanto física como psicológica. Lo que parece un episodio agudo de esquizofrenia oculta una realidad que va mucho más allá - incluso más allá de la importancia de la propia humanidad. Verte atrapado en una guerra que ha durado millones de años y comprender el nulo valor intrínseco de tu existencia es un poco duro. Este cuento se publicó por primera vez en 1953 bajo otro título: “Expendable” (reemplazable) en “The magazine of fantasy and science fiction”.



martes, 9 de mayo de 2017

"Cobijo por una noche" de Robert Louis Stevenson

Las nuevas mil y una noches (New Arabian Nights) es una colección de cuentos de Robert Louis Stevenson. Los cuentos fueron publicados en revistas desde 1877 hasta 1880. La colección fue publicada en libro en 1882.

La obra se divide en dos volúmenes.


Volumen 1


El primer volumen consta de 7 historias que originalmente se llamaron en conjunto Latter-day Arabian Nights (Cuentos de los últimos días de las mil y una noches). Los historias fueron publicadas sueltas pero como serial por The London Magazine desde junio hasta octubre de 1878. Los cuentos de este primer volumen se agrupan en dos ciclos:


El club de los suicidas (novela)







El diamante del rajá


Los cuentos de El diamante del rajá (The Rajah's Diamond) fueron publicados en The London Magazine desde junio hasta octubre de 1878. El ciclo comprende 4 historias:

Historia de la sombrerera (Story of the Bandbox).
Historia del joven clérigo (Story of the Young Man in Holy Orders).
Historia de la casa de las persianas verdes (Story of the House with the Green Blinds).
Historia del príncipe Florizel y el detective (The Adventure of Prince Florizel and a Detective).


Volumen 2


El segundo volumen recoge 4 historias independientes publicadas antes en otras revistas:


El pabellón de las dunas


El pabellón de las dunas (The Pavilion on the Links) se publicó por primera vez en los n.os 42 y 43, de septiembre y octubre de 1880, de la revista literaria The Cornhill Magazine. La publicada en el libro de 1882 es una versión revisada. La narración se desarrolla a lo largo de 9 episodios cortos.



Los otros cuentos


Cobijo por una noche (A Lodging for the Night). Obra de 1877.
La puerta del señor de Malétroit (The sire de Malétroit’s Door). Obra de 1877.
La providencia y la guitarra (Providence and the Guitar). Obra de 1878.





lunes, 8 de mayo de 2017

Audiolibro: "Pedro y Juan" de Guy de Maupassant (Audio Completo)

La familia Roland acaba de conocer una sorprendente noticia: Juan, el menor de los hijos, está a punto de recibir una gran fortuna, herencia de un viejo amigo de la familia. Este acontecimiento feliz despierta en Pedro, el hermano mayor, una discusión interior que lo atormentará con difíciles interrogantes. En su afán por responderse, Pedro descubre que la fortuna de Juan esconde un antiguo secreto de familia. La relación familiar, en especial la de Pedro y su madre, se quiebra por causa de inesperadas acusaciones. Pedro y Juan disfrutaron una misma educación familiar y la misma habitual satisfacción de la burguesía del siglo XIX, empinada hacia los privilegios y placeres ostentados siglos atrás por la nobleza. Ambos optaron también por parecidos estudios académicos y, con éstos, por muy parecidas posibilidades profesionales. Pedro abriría un dispensario médico en la ciudad, El Havre, y Juan, abogado, ejercería en leyes. Con tan paralelas instrucción profesional y humana, el futuro de los hermanos compartía expectativas de éxito personal y social justamente cercanas. Pero la inesperada fortuna en favor de Juan revelará las notables diferencias de carácter entre Pedro y Juan; y en la revelación, el lector descubrirá también la fragilidad de los lazos familiares y las consecuencias de antiguos errores personales. Cada uno de estos hermanos ofrece al lector un modelo de respuesta ante las vicisitudes del destino. Por decisión del autor, estas respuestas se oponen, de lo que resulta, pues, la oposición inevitable entre los personajes: mientras Juan recibe la herencia con natural complacencia, anticipando para sí un satisfactorio futuro, Pedro se atormenta preguntándose las razones de ese tan imprevisto accidente que, sin ocasionarle perjuicio personal, lo desfavorece claramente. Real como la vida misma.